thumbnail

Letra de Déjame estar - Diego Torres

Déjame entrar en tu alma, déjame entrar en tu vida,
déjame estar en las cosas buenas y malas que tiene tu mundo.
Déjame que te acompañe a lo mejor, a desahogar esa pena en el corazón
y que el nudo en tu garganta se vaya por la mañana.

Déjame entrar en tus dudas y que jueguen con las mías,
déjame entrar en tus sombras, que se funden con las mías.
Déjame que te lo diga en soledad, yo muero cuando te veo a ti llorar
y que si tu alma está triste, muy triste estará la mía.

Quisiera que te lleves de mi vida lo mejor,
la brisa que a ti te acaricia, esa me la guardo yo.
Déjame ser la voz que grita cuando los traidores callan,
déjame estar a tus orillas, ser la silla que te aguanta.
Déjame ser de tus sonrisas cuando miras la que brilla.
Déjame ser, déjame estar, déjame entrar.

Déjame entrar en tu miedo, déjame ser tu confianza,
déjame ser la balanza que equilibra tus angustias.
Déjame ser tu guarida frente al mar, déjame ser la tristeza que se va,
déjame ser la alegría que ponga luz a tu vida.

Letra de Déjame estar - Diego Torres
Letra de Déjame estar - Diego Torres
Quisiera que te lleves de mi vida lo mejor,
la brisa que a ti te acaricia, esa me la guardo yo.
Déjame ser la voz que grita cuando los traidores callan,
déjame estar a tus orillas, ser la silla que te aguanta.
Déjame ser de tus sonrisas cuando miras la que brilla.
Déjame ser, déjame estar, déjame entrar.

Aunque cambien los tiempos y pierdan el tiempo,
yo seguiré pensando igual.
Porque sueño que un día tu vida y la mía se encuentren en un lugar.
Sentir que el amor que va por dentro es fuerte y de verdad.

Esto es para la gente que dice que siente y miente, y nunca está presente.
Aunque no se den cuenta que el mundo da vueltas
y mira que gira, pero sin mirar atrás.
Aunque cambien los tiempos y pierdan el tiempo,
yo seguiré pensando igual.
Aunque yo sé primero muy bien lo que quiero y pierda el camino, voy a vivirlo.

Déjame ser la voz que grita cuando los traidores callan,
déjame estar a tus orillas, ser la silla que te aguanta.
Déjame ser de tus sonrisas cuando miras la que brilla.
Déjame ser, déjame estar, déjame entrar.

Yo sé primero muy bien lo que quiero,
aunque no se den cuenta,
aunque el mundo da vueltas,
aunque no se lamentan.

Déjame ser de tus sonrisas cuando miras la que brilla.
Déjame ser, déjame estar, déjame entrar.