thumbnail

Letra de Los abrazos rotos - Alex Ubago y Amaia Montero

Somos lo que nunca fuimos,
lo que nos faltaba,
lo que no recuerdo de esa madrugada
en que nos prometimos por primera vez.

Somos lo que no seremos,
lo que nos quedaba de ese lobo hambriento,
de esa chica en llamas,
de ese paso lento hacia el atardecer.

Donde nunca hubo preguntas, nunca habrá certeza...
Y donde hubo fuego. las cenizas quedan...
Y yo estoy tan sola en mi soledad.
Y ahora lo único que quiero es sólo una respuesta.
Hazme volar una vez más.

No... De qué me sirven las promesas,
si con que me toques, ya me vuelvo loca.
¿Qué le voy a hacer?
Abrázame y después juremos un minuto a solas,
porque, aunque me marche, ya me estoy muriendo sólo por volver.
Aléjate y ven... No hay nada que podamos hoy hacer.

Canciones de amor de Alex Ubago y Amaia Montero
Canciones de amor de Alex Ubago y Amaia Montero
Fuimos lo que nos juramos,
lo que nos dejaron los abrazos rotos,
líneas suspendidas,
siempre resignadas al punto final.

Fuimos más que dos amantes,
fuimos aguardiente, fuimos delirantes,
fuimos tantas cosas
que, a final de cuentas, no pudimos dar.

Donde nunca hubo preguntas, nunca habrá certeza...
Y donde hubo fuego. las cenizas quedan...
Y yo estoy tan sola en mi soledad.
Y ahora lo único que quiero es sólo una respuesta.
Hazme volar una vez más.

No... De qué me sirven las promesas,
si con que me toques, ya me vuelvo loca.
¿Qué le voy a hacer?
Abrázame y después juremos un minuto a solas,
porque, aunque me marche, ya me estoy muriendo sólo por volver.
Aléjate y ven... No hay nada que podamos hoy hacer... Hoy hacer.

No hay nada que podamos hoy hacer.
No hay nada que podamos hoy...
No hay nada que podamos hoy...
No hay nada que podamos hoy hacer.

No... De qué me sirven las promesas,
si con que me toques, ya me vuelvo loca.
¿Qué le voy a hacer?
Abrázame y después juremos un minuto a solas,
porque, aunque me marche, ya me estoy muriendo sólo por volver.
Aléjate y ven... No hay nada que podamos hoy hacer.

Aléjate despacio, ahora ven. No hay nada que podamos hoy hacer.
Y aunque me marche, muero por volver.
Dos palabras, sólo ocho letras
que se quedarán siempre en la arena,
que se quedarán siempre dentro de mí.


Canción de amor de Alex Ubago y Amaia Montero, perteneciente al CD "Si Dios quiere, yo también".