thumbnail

Alguna vez - Abel Pintos


Cada vez que quiero hablar, 
cada vez que quiero respirar, apareces tú. 

Entre besos y caricias, 
entre el llanto y la sonrisa, sólo vives tú. 
Siento que te quiero tanto, 
siento que me estoy fallando al pensar en ti. 
Yo no puedo ser tu dueño, no, 
no puedo ser tu dueño. 

Y aún te espero, aún te quiero, 
entre las hojas de las rosas, duelen las espinas 
y ya no sé muy bien para qué. 
Aún te espero, aún te quiero, 
y me pregunto cada noche, mira qué ironía, 

por qué te soñé alguna vez. 


Solo, aquí, sin preguntar 
dónde encontrarán lugar los sueños que no pueden ser. 
No le robaré el sentido al olvido 
si me digo que te quiero ver. 
Y te nombro en un suspiro, 
y te encuentro aquí conmigo al amanecer. 
Sé muy bien que me hace daño, 
sé que se me van los años... 


Y aún te espero, aún te quiero, 
entre las hojas de las rosas, duelen las espinas 

y ya no sé muy bien para qué. 
Aún te espero, aún te quiero, 
y me pregunto cada noche, mira qué ironía, 

por qué te soñé alguna vez. 

Y aún te espero, aún te quiero, 

y me pregunto cada noche, mira qué ironía, 
por qué te soñé alguna vez. 
Yo quiero ser tu hombre alguna vez.