thumbnail

Vámonos - Tan Biónica

Media mañana en la ciudad y un tren que se va siempre, 
ayer llovieron amuletos de la mala suerte. 
Hoy se prendieron lucecitas que se apagan siempre, 
desaparece y aparece, como vos, la suerte. 

Todas las mañanas de mi vida me pregunto 
qué será de tus ojitos indecentes. 
Todas las tormentas y los soles que no salen, 
los olores y las flores de septiembre. 
Un hechizo, brujería o venganza de la vida llega tarde y casi no se siente. 
Yo tengo recuerdos de tus dientes de diabla patoteando de mañana a la muerte. 

Cada sutileza de ayer se complica y hace llenar 
de mareos los otoños y nostalgias la ciudades. 
Yo no busco ayeres en hoy, ni mañanas en un nunca más,
los minutos se disfrazan de segundos. 


A mí nadie me dijo de vos, pintaron los diablitos y yo,
y nuestros angelitos de dios al borde bailaban, bailaban, bailaban con vos. 
Millones de ausencias sin voces escuchan lamentos antiguos de vidas pasadas, 
ayer pensaba en qué lugar de mi memoria guardo tu espalda, frente al arroyo de alta córdoba de la cañada 

Yo siento que vuelvo y encubro mis silencios, 
yo no respondo por espantos ni por viejos tiempos. 
A mí nadie me dijo de vos, tiramos una combinación, 
comimos maravillas al sol, rompimos el secreto con vos. 

A mí nadie me dijo de vos, pintaron los diablitos y yo, 
y nuestros angelitos de dios al borde bailaban, bailaban, bailaban...
A mí nadie me dijo de vos, tiramos una combinación,  
nos vamos y decimos"Jalou", tuvimos maravillas al sol... 

A mí nadie me dijo de vos.