thumbnail

No digas nada - Cali y El Dandee

No digas nada, por favor, que hablando el alma me destrozas, 
quiero decirte tantas cosas, quiero acordarme de tu olor. 
No digas nada, por favor, no vaya a ser que me despierte 
de un sueño en el que puedo verte y aún puedo hablarte de mi amor. 
No digas nada, ten piedad, sólo te pido que mañana por la noche, 
dormido, me des la oportunidad. 

Llevas tres meses por la noche haciéndome lo mismo, 
suena mi puerta y estás tú, mi espejismo. 
Por dentro grito, grito de la emoción,
por fuera me hago el fuerte como si no me temblara el corazón. 

Pregunto qué te pasa, por qué lloras, por qué estás tan rara  
y aunque tú no me hablas me conformo al ver tu cara. 
Quiero sentir tu mano y no puedo moverme ¿Qué me pasa? 
Me siento tan raro al verte aquí en mi casa. 

Siempre quise tener la oportunidad 
de poder hablarte una vez más. 
No te dije que te amaba y, aunque era tu amigo, 
siempre sentí cosas, mi corazón fue testigo. 

Siempre quise tener la oportunidad 
de poder hablarte una vez más. 
Te desvaneces con el sol, no eres humana, 
eres un sueño que me rompe el corazón en la mañana. 

No digas nada, por favor, que hablando el alma me destrozas, 
quiero decirte tantas cosas, quiero acordarme de tu olor. 
No digas nada, por favor, no vaya a ser que me despierte 
de un sueño en el que puedo verte y aún puedo hablarte de mi amor. 
No digas nada, ten piedad, sólo te pido que mañana por la noche, 
dormido, me des la oportunidad. 

Te fuiste un viernes por la noche, me quitaste todo, 
te perdí en mis manos, fue mi culpa y ahora sufro solo. 
No entiendo a la vida, la vida me prometió estar contigo 
y fue ella misma la que nunca va a dejarte estar conmigo.

Por las noches en mis sueños puedo verte, 
dormido vivo al fin un cuento de hadas que, aunque falso, es suficiente. 
No me importa cuánto duela despertarme, igual me duele todo 
y cada segundo del día estás presente. 

Me acuerdo de todo, la noche perfecta y en mi carro te miré a los ojos. 
Sonreíste y por fin te cogí la mano. 
Llueven más de un millón de recuerdos juntos y me ciegan. 
Yo te amo, amiga, tanto que me quema.

Ya no quiero despertarme, la vida sin ti ya no tiene sentido. 
Prefiero vivir de noche, sentir que tú no te has ido, 
soñando voy a tenerte hasta que se acabe mi vida. 
Prefiero morir soñando que vivir con tu partida. 

No digas nada, por favor, que hablando el alma me destrozas, 
quiero decirte tantas cosas, quiero acordarme de tu olor. 
No digas nada, por favor, no vaya a ser que me despierte 
de un sueño en el que puedo verte y aún puedo hablarte de mi amor. 
No digas nada, ten piedad, sólo te pido que mañana por la noche, 
dormido, me des la oportunidad.