thumbnail

El alma en pie - Yuridia y Yahir

Cuántas noches en mi cama pronuncié tu nombre, 
entre estas cuatro paredes de mi habitación. 
Cuántas horas he esperado tu llamada ausente 
o tu voz arrepentida en el contestador. 

Cuántas palabras calladas cuando entre tus brazos, 
los míos regalaron besos sin contemplación. 
Cuántas tardes nos comíamos a besos, cuántas... 
Tantas como días hace que te fuiste, amor. 

No hay que mirar atrás, pues estoy luchando. 

Yo sin ti no sé cómo tenerme con el alma en pie, 
sin ti me cuesta respirar. 
Sé muy bien que tú a mí no volverás, 
que sepas tú que, como yo, ningún amor se entregará.

Yo sin ti no sé cómo tenerme con el alma en pie, 
sin ti me cuesta respirar. 
El tren pasa una vez, a ti no volverá, 
que sepas tú que, como yo, ningún amor se entregará. 

Es tanta la lejanía que se siente cuando 
has querido a alguien con toda tu pasión 
y de buenas a primeras en quien confiabas 
se va, llevándose los muebles de tu corazón. 

No hay que mirar atrás, pues estoy luchando. 

Yo sin ti no sé cómo tenerme con el alma en pie, 
sin ti me cuesta respirar. 
Sé muy bien que tú a mí no volverás, 
que sepas tú que, como yo, ningún amor se entregará.

Yo sin ti no sé cómo tenerme con el alma en pie, 
sin ti me cuesta respirar. 
El tren pasa una vez, a ti no volverá, 
que sepas tú que, como yo, ningún amor se entregará.