thumbnail

La melodía de dios - Tan Biónica

Todas las mañanas del mundo y esta angustia barata.
El reloj amenaza y retrasa, y la falta que haces en la casa.
Cada cosa que no decís, porque te está haciendo daño.
En el nombre de mi desengaño, a la noche te extraño, te extraño.

Vivo como siempre, desarmado, sobre mí...

Con vos es cuatro de noviembre cada media hora.
Atrasaré las horas, horas, horas.
Que algo te libre de las penas acompañadoras,
cuando te sientas sola, sola, sola.

Toda tu mesita de luz lleva el color de tu esencia.
Las mañanas exigen clemencia, la catástrofe que hizo tu ausencia.
Cuando se libere mi alma de tus ojos de encanto,
cuando el frío no enfríe tanto, los domingos y jueves de espanto.

Vivo como siempre, desarmado, sobre mí, yo buscaré algún sol ahí...

Con vos es cuatro de noviembre cada media hora.
Atrasaré las horas, horas, horas.
Que algo te libre de las penas acompañadoras,
cuando te sientas sola, sola, sola.

Cuando me faltes este otoño y se despinten solas,
tus acuarelas todas, todas, todas...
No quiero nada más sin vos, no quiero estar a solas,
no quiero Barcelona, dijo "Hola".

Con vos es cuatro de noviembre cada media hora.
Atrasaré las horas, horas, horas.
Que algo te libre de las penas acompañadoras,
cuando te sientas sola, sola, sola.

Cuando me faltes este otoño y se despinten solas,
tus acuarelas todas, todas, todas...
No quiero nada más sin vos, no quiero estar a solas,
no quiero Barcelona, dijo "Hola".

Atrasaré las horas, horas, horas...