thumbnail

Te pertenezco - Fey

Yo perdida entre la niebla, a medio gas,
me tuve que morder la lengua mil veces
para no ser siempre la primera en querer volver.
Tú con tu fruncir de cejas, endemoniadamente guapo, en pie de guerra,
no me mirabas para que yo no te viera pendiente de mí.

Las amigas me decían que te diera celos,
pero no podía, ya lo ves, te pertenezco.

Tuya, soy tuya, no hay día que no me sangre la herida.
No puedo más. Tuya, soy tuya, la vida.
Parece una tontería cuando no estás.
Tuya mucho más de lo que jamás me atreví a pensar.

Mientras busco en el armario la ropa más letal,
estoy imaginando que dentro de tus brazos
bailo, que te bailo sin poder parar.
Luego escribo en el espejo del baño
que te amo en color rosado y corre que te corre,
corro con el coche en busca de ti.

Si supieras que un mes así es un infierno,
no tendrías dudas, créeme, te pertenezco.

Tuya, soy tuya, no hay día que no me sangre la herida.
No puedo más. Tuya, soy tuya, la vida.
Parece una tontería cuando no estás.
Tuya mucho más de lo que jamás me atreví a pensar.