thumbnail

Recuérdame - La quinta estación y Marc Anthony

Recuérdame, cuando duermes y adivino lo que sueñas,
cuando lejos de nuestra cama, sea en mí en quien piensas, recuérdame.
Recuérdame cuando parta y no regrese a nuestra casa,
cuando el frío y la tristeza se funden y te abrazan, recuérdame. 

Recuérdame cuando mires a los ojos del pasado, 
cuando ya no amanezca en tus brazos,
y que seas invisible para mí, para mí. 

Recuérdame amándote, mirándote a los ojos,
atándome a tu vida, recuérdame amándote,
esperándote tranquila, sin rencor y sin medida.
Recuérdame, recuérdame que mi alma fue tatuada en tu piel...

Recuérdame, cuando sientas que tu alma está inquieta,
si el deseo y tu amor no me calientan, recuérdame.
Recuérdame, cuando mires a los ojos del pasado,
cuando ya no amanezca en tus brazos y que seas invisible para mi, para mi. 

Recuérdame amándote, mirándote a los ojos,
atándome a tu vida, recuérdame amándote,
esperándome tranquila, sin rencor y sin medida.
Recuérdame, recuérdame que mi alma está tatuada en tu piel.

Recuérdame amándote, mirándote a los ojos,
atándome a tu vida, recuérdame, recuérdame
que mi alma fue tatuada en tu piel.