thumbnail

Calendario - Playa Limbo

En mi mundo imaginario no hay reloj ni calendario,
no hay zapatos ni despertador.
Siempre es aniversario,
busco en abecedarios mil razones para celebrar tú y yo.

Dibujaré nuestras promesas en la arena
con marcas que nunca borre el mar
y por las noches quemaremos en la hoguera
los deseos que se nos cumplirán.

Ya no hará falta usar tanto las palabras,
pues tendremos mil miradas que hablen del corazón.
No harán ya falta los adioses ni las lágrimas,
es la forma de cambiar el mundo para los dos.

En mi mundo imaginario cada mes hay un salario
hecho de caricias de algodón.
Y aunque no es reglamentario, has llenado el formulario
que te da total acceso a mi amor .

Y viajaremos por encima de fronteras,
hasta casi poder tocar el sol
y nadaremos con delfines y sirenas
en este mundo que me inventaré yo.

Ya no hará falta usar tanto las palabras,
pues tendremos mil miradas que hablen del corazón.
No harán ya falta los adioses ni las lágrimas,
es la forma de cambiar el mundo para los dos.

Ya no hará falta usar tanto las palabras,
pues tendremos mil miradas que hablen del corazón.
No harán ya falta los adioses ni las lágrimas,
es la forma de cambiar el mundo para los dos.