thumbnail

La llave - Abel Pintos

La soledad se hace carne en mí y la noche parece un desierto,
pero llegas tú con tu inmensa luz y te declaras dueña de mis sueños.
El tiempo viste un color azul, parecido a un suspiro del cielo,
de sólo saber que te voy a ver y a regalarte todos mis momentos.

Vas a verme llegar, vas a oír mi canción, vas a entrar sin pedirme la llave.
La distancia y el tiempo no saben la falta que le haces a mi corazón.
Vas a verme llegar, vas a oír mi canción, vas a entrar sin pedirme la llave.
La distancia y el tiempo no saben la falta que le haces a mi corazón.

La soledad se hace carne en mí y la noche parece un desierto,
pero llegas tú con tu inmensa luz y te declaras dueña de mis sueños.
El tiempo viste un color azul, parecido a un suspiro del cielo,
de sólo saber que te voy a ver y a regalarte todos mis momentos.

Vas a verme llegar, vas a oír mi canción, vas a entrar sin pedirme la llave.
La distancia y el tiempo no saben la falta que le haces a mi corazón.
Vas a verme llegar, vas a oír mi canción, vas a entrar sin pedirme la llave.
La distancia y el tiempo no saben la falta que le haces a mi corazón.

Porque puedo callar mis palabras y escucharte en el viento hablar,
porque puedo soñar para verte y tenerte aún sin soñar.

La soledad se hace carne en mí y la noche parece un desierto,
pero llegas tú con tu inmensa luz y te declaras dueña de mis sueños.
El tiempo viste un color azul, parecido a un suspiro del cielo,
de sólo saber que te voy a ver y a regalarte todos mis momentos.

Vas a verme llegar, vas a oír mi canción, vas a entrar sin pedirme la llave.
La distancia y el tiempo no saben la falta que le haces a mi corazón.
Vas a verme llegar, vas a oír mi canción, vas a entrar sin pedirme la llave.
La distancia y el tiempo no saben la falta que le haces a mi corazón.