thumbnail

Ódiame - Enrique Bunbury

Ódiame por piedad yo te lo pido,
ódiame sin medida ni clemencia.
Odio, quiero más que indiferencia porque
el rencor quiere menos que el olvido.

Ódiame por piedad yo te lo pido,
ódiame sin medida ni clemencia.
Odio, quiero más que indiferencia porque
el rencor quiere menos que el olvido.

Si tú me odias quedaré yo convencido
de que me amaste, mujer, con insistencia,
pero ten presente, de acuerdo a la experiencia,
que tan sólo se odia lo querido.

Pero ten presente, de acuerdo a la experiencia,
que tan sólo se odia lo querido.

¿Qué vale más, yo humilde y tú, orgullosa?
¿O vale más tu débil hermosura?
Piensa que en el fondo de la fosa
llevaremos la misma vestidura.

¿Qué vale más, yo humilde y tú, orgullosa?
¿O vale más tu débil hermosura?
Piensa que en el fondo de la fosa
llevaremos la misma vestidura.

Si tú me odias quedaré yo convencido
de que me amaste, mujer, con insistencia,
pero ten presente, de acuerdo a la experiencia,
que tan sólo se odia lo querido.

Pero ten presente, de acuerdo a la experiencia,
que tan sólo se odia lo querido.