thumbnail

Una técnica de vocalización

Un modo eficaz de comenzar a ejercitar la vocalización es sentarse derecho o acostarse en una coma, estando boca arriba, prestando atención al ritmo de nuestra respiración, pues la clave de todo está allí.


Si eres hábil, notarás cómo el estómago se ensancha y abandona esa situación, a medida que llenamos los pulmones de aire completamente, pudiendo incorporar oxígeno en ellos, partiendo de la base de los mismos.
Debes tener en cuenta que para tener éxito en esto, debes concentrarte en lograr inhalar por la boca y exhalar por la boca, haciéndolo lentamente, hasta que adquieras la costumbre de manipular el diafragma.