thumbnail

Cinco letras - Café Quijano

Si pienso en cinco cosas, sólo pienso en cinco letras: Son tu nombre.
Me gusta no tener qué preguntarte, sé que un beso me responde.
Qué fácil me pones la vida. Tu tiempo ha sido todo
a mí aguantarme tantas cosas, perdonarme.

Y algunas otras no fijarte o no mirar por no enterarte.
Aunque a veces los reproches te los calles
y otras veces, por mi bien, entierres los detalles.

Quisiera siempre así poder amarte, no cansarme de quererte.
Quisiera no tener que recordarte porque pueda aquí tenerte.
Aunque a veces no me queda más remedio que sentarme en la escalera
a esperarte, aunque yo sepa que sentándome no llegas.

Si pienso en cinco vidas, sólo pienso en cinco letras: Son mis vidas.
Me duelen esas noches tan dañinas antes de una despedida.
No creo en los destinos, sólo creo en esto, tuyo y mío.

Me gusta despertarme y abrazarte, no tener que imaginarte.
Me asusta acostarme y no rozarte o que tu pelo me falte,
porque sabes que me gusta acariciarlo 
mientras duermes y enredarlo entre mi mano.

Quisiera siempre así poder amarte, no cansarme de quererte.
Quisiera no tener que recordarte porque pueda aquí tenerte.
Aunque a veces no me queda más remedio que sentarme en la escalera
a esperarte, aunque yo sepa que sentándome no llegas.

Quisiera siempre así poder amarte, no cansarme de quererte.
Quisiera no tener que recordarte porque pueda aquí tenerte.
Quisiera, quisiera...

Quisiera siempre así poder amarte, no cansarme de quererte.
Quisiera no tener que recordarte porque pueda aquí tenerte.
Quisiera, quisiera...