thumbnail

Tan sólo yo quería - Iván Guevara

Perdóname por las cosas que ese día yo te dije.
Perdóname si lo que te hice acaso estuvo mal.
Perdóname, no quería comportarme de ese modo,
yo sólo pretendía que escucharas la verdad.

Y yo no, yo no, yo no, no lo podía aguantar.
Al verte cogida de la mano con ese otro caminar.
No podía permitir verte volar lejos de aquí
hacia otro lugar, sin podértelo contar.
Yo no te dejaré escapar.

Es que tan sólo yo quería
ser la brisa que aliviara tus heridas,
refugiarme contigo toda mi vida,
hacerte olvidar tus penas en la sangre
que corre por tus venas.

Yo quería ser el sueño que te invade de alegría,
ser el agua que tú bebes cada día
y ser el beso que late en tus poesías,
que ilumina tu vida de alegría, de alegría, de alegría
y de alegría.

Perdóname por lo llantos que ese día provocaba,
perdóname si te hice daño, no fue mi intención.
Perdóname, no quería comportarme de ese modo, no, no.
Yo sólo pretendía que escucharas la verdad.

Y yo no, yo no, no lo podía aguantar, no lo podía aguantar.
Al verte cogida de la mano con ese otro caminar, no, no.
No podía permitir verte volar lejos de aquí
hacia otro lugar, sin podértelo contar.
Yo no te dejaré escapar.

Es que tan sólo yo quería
ser la brisa que aliviara tus heridas,
refugiarme contigo toda mi vida,
hacerte olvidar tus penas en la sangre 
que corre por tus venas.

Yo quería ser el sueño que te invade de alegría,
ser el agua que tú bebes cada día
y ser el beso que late en tus poesías,
que ilumina tu vida de alegría.

Yo quería y yo quería, es que tan sólo yo quería...

Es que tan sólo yo quería
ser la brisa que aliviara tus heridas,
refugiarme contigo toda mi vida,
hacerte olvidar tus penas en la sangre 
que corre por tus venas.

Yo quería ser el sueño que te invade de alegría,
ser el agua que tú bebes cada día
y ser el beso que late en tus poesías,
que ilumina tu vida de alegría.

Yo quería, es que tan sólo yo quería,
es que tan sólo yo quería...