thumbnail

Renuncio - Dalila

Renuncio a sus ojos porque tengo miedo.
Si me traicionaron, mi amor, me mintieron.
Renuncio a entregarle entera mi alma,
ya no soy la tonta que esperabas ver.

Y renuncio a ese fruto prohibido,
al perfecto marido
que sólo ha sabido
dañarme la piel.

Y renuncio a tocar ese cuerpo,
a sacarme las ganas que en cada mañana me quitaba él.
Pero no renuncio de verlo vencido,
rendido a mis pies.

Renuncio a sus ojos porque tengo miedo.
Si me traicionaron, mi amor, me mintieron.
Renuncio a escucharte palabras sin vida,
prefiero olvidarte que seguir así.

Y renuncio a ese fruto prohibido,
al perfecto marido
que sólo ha sabido
dañarme la piel.

Y renuncio a tocar ese cuerpo,
a sacarme las ganas que en cada mañana me quitaba él.
Pero no renuncio de verlo vencido,
rendido a mis pies.

Y renuncio a ese fruto prohibido,
al perfecto marido
que sólo ha sabido
dañarme la piel.

Y renuncio a tocar ese cuerpo,
a sacarme las ganas que en cada mañana me quitaba él.
Pero no renuncio de verlo vencido,
rendido a mis pies.