thumbnail

Nada más que hablar - Natalia Oreiro

Tengo el corazón
hecho pedacitos de dolor,
pero es hora de cambiar
y tus besos empezar a olvidar.

Búscate otro amor, 
que ya me cansé de perdonar.
Hazme un favor: 
No te aparezcas por mi camino.

Y no te atrevas a volver,
y no te atrevas a rogar.
Ya no me vengas a pedir
que te dé una oportunidad.

Porque las cuentas están claras
y no hay nada más que hablar.
Y tu perdón es una lágrima en el mar.

Aunque tengas fe,
ningún santo te podrá salvar.
Me mentiste sin piedad
y el pecado es una trampa mortal.

Tienes que aceptar
el sabor amargo de perder.
Escucha bien y ten en cuenta
lo que digo.

Y no te atrevas a volver,
y no te atrevas a rogar.
Ya no me vengas a pedir
que te dé una oportunidad.

Porque las cuentas están claras
y no hay nada más que hablar.
Y tu perdón es una lágrima en el mar.

Y no te atrevas a volver,
y no te atrevas a rogar.
Ya no me vengas a pedir
que te dé una oportunidad.

Porque las cuentas están claras
y no hay nada más que hablar.
Y tu perdón es una lágrima en el mar.

Y no te atrevas a volver,
y no te atrevas a rogar.
Ya no me vengas a pedir
que te dé una oportunidad.

Porque las cuentas están claras
y no hay nada más que hablar.
Y tu perdón es una lágrima en el mar.

Porque las cuentas están claras
y no hay nada más que hablar.
Y tu perdón es una lágrima en el mar.

Busco otro amor, que me cansé de perdonar.
Y tu perdón es una lágrima en el mar.