thumbnail

Me pusiste a llorar - Luciano Pereyra

Cantar, vine a cantar,
vine a dejar en tu silencio mi canción.
Y tú me pusiste a llorar
y a escuchar el lamento de mi propia voz.
Y tú me pusiste a llorar
y a escuchar el lamento de mi propia voz.

Ayer, lejos de ti,
para olvidarte me olvidaba de sentir.
Dejé que murieras en mí
y vivir sin tu amor para mí fue morir.
Dejé que murieras en mí
y vivir sin tu amor para mí fue morir.

He venido a sembrar mi ilusión,
a dejar en tus manos un poco de amor.
Y tú me pusiste a llorar
y a escuchar el lamento de mi propia voz.
Y tú me pusiste a llorar
y a escuchar el lamento de mi propia voz.

Amar ya no es amar,
es repartir el corazón con el dolor.
Y tú no lo puedes negar,
porque tú no has sentido el amor como yo.
Y tú no lo puedes negar,
porque tú no has sentido el amor como yo.

Andar, tuve que andar
para encontrar ese milagro de tu voz.
Por qué me dejaste llegar
a sentir tu silencio, diciéndome adiós.
Por qué me dejaste llegar
a sentir tu silencio, diciéndome adiós.


He venido a sembrar mi ilusión,
a dejar en tus manos un poco de amor.
Y tú me pusiste a llorar
y a escuchar el lamento de mi propia voz.
Y tú me pusiste a llorar
y a escuchar el lamento de mi propia voz.