thumbnail

Almohada - José José

Amor como el nuestro no hay dos en la vida,
por más que se busque, por más que se esconda.
Tú duermes conmigo toditas las noches,
te quedas callada, sin ningún reproche.
Por eso te quiero, por eso te adoro,
eres en mi vida todo mi tesoro.

A veces regreso borracho de angustia,
te lleno de besos y caricias mustias.
Pero estás dormida, no sientes caricias,
te abrazo a mi pecho, me duermo contigo,
mas luego despierto, tú no estás conmigo,
sólo está mi almohada.

A veces te miro callada y ausente,
y sufro en silencio, como tanta gente.
Quisiera gritarte que vuelvas conmigo,
que si aún estoy vivo, sólo es para amarte.
Pero todo pasa y a los sufrimientos,
como a las palabras, se las lleva el viento.

Por eso regreso borracho de angustia,
te lleno de besos y caricias mustias.
Pero estás dormida, no sientes caricias,
te abrazo a mi pecho, me duermo contigo,
mas luego despierto, tú no estás conmigo,
sólo está mi almohada.