thumbnail

El favor de la soledad - Gloria Trevi

Soledad, la única que viene cuando todos se van,
la única con la que puedo llorar,
que no me hace ni un reproche,
deja que me desahogue.

Soledad, sé que por un tiempo me alejé de ti
y rompí la promesa para no ser infeliz.
Y ahora estoy, aquí, llorando
por haberlo amado tanto.

Ve y búscalo en donde lo encuentres,
y arrebátalo de entre la gente.
Llévatelo de la mano y enciérrense en su cuarto
y súbelo, bájalo, ámalo y si él quiere, despedázalo.

Y hazlo que sienta esto, 
que me tiene a mí, aquí, sin aliento.
Sola, tan sola, tan sola, hazme un favor, yo te lo ruego.
Haz que él sienta lo que siento.

Sola, tan sola, tan sola,
hazme un favor, yo te lo imploro,
y que él sepa que lo adoro
¡Soledad!

Soledad, vestida de noche 
o de claridad, me dices al oído
que él no volverá, no me das ningún consuelo,
pero hablas con la verdad,

Sí, ámalo como a ninguno,
que no quiera saber más del mundo,
que no reconozca familia, que no conciba sin ti la vida,
que por un beso el aguante desprecios.

Y que sueñe envuelto en desvelos,
que sean su alegría tus migajas,
de rodillas, llorando, te dé gracias...

Entonces, sólo entonces,
que sepa, que lo sepa
que es por mí que te tiene,
que es por mí que te siente.

Sola, tan sola, tan sola, 
hazme un favor, yo te lo ruego.
Haz que él sienta lo que siento.

Sola, tan sola, tan sola,
hazme un favor, yo te lo imploro,
y que él sepa que lo adoro
¡Soledad! ¡Soledad! Soledad...