thumbnail

Mi castigo, tu desgracia - Dalila

Bien sabes que fue cierto lo que un día te dijeron,
que fueron otros labios la miel de mi deseo.
Bien sé que no he debido jamás jugar con fuego,
pero a veces me pierdo en las cosas del amor.

Mas quédate un momento antes de dar la vuelta,
que tengo que decirte lo que tal vez no entiendas.
Amor es lo que siento por ti hasta la locura,
aquello fue un momento que nunca volverá.

Y si este es mi castigo, también es tu desgracia
porque no habrá quien te haga olvidar lo que vivimos.
Y si este es mi castigo, también será tu pena
porque en esta condena te quemarás de amor.

Y si este es mi castigo, también es tu desgracia,
pues nada se compara a lo que tú y yo sentimos.
Y si este es mi castigo, que me muera en mi lamento,
mas sé que hasta la muerte me seguirás queriendo.

Hay en los corazones cosas que no comprendes,
porque hay cosas de hombres y hay cosas de mujeres.
Ser hombre es un misterio que sólo el hombre entiende
y hay cosas que, aunque duelan, son cosas del momento.

Arranques de locuras que no hay cómo evitarlo,
pero pasan de largo como el viento en la llanura.
Mas quiero que te quede clarito y para siempre
que este amor que me hiere es sólo para ti.

Y si este es mi castigo, también es tu desgracia
porque no habrá quien te haga olvidar lo que vivimos.
Y si este es mi castigo, también será tu pena
porque en esta condena te quemarás de amor.

Y si este es mi castigo, también es tu desgracia,
pues nada se compara a lo que tú y yo sentimos.
Y si este es mi castigo, que me muera en mi lamento,
mas sé que hasta la muerte me seguirás queriendo.