thumbnail

Esa mujer - Dyango

Desde que no estás aquí,
desde que muero por ti
parece que el mundo gira y gira
y gira sin norte ni sur.

Desde que no estás aquí,
desde ese 13 de Abril
parece que no hay más nada
que aquella mirada que guardo de ti.

Un corazón de papel
pintado de escarlata,
una moneda en el mar,
así fue nuestro amor...

Y estoy sufriendo porque esa mujer,
esa mujer que amé, esa mujer,
esa mujer se fue, esa mujer,
esa mujer que amé, esa mujer...

El eco de tu voz y tus palabras, aún sigue aquí.
Las huellas de tu paso por la casa, las llevo en mí.
Y el aire tan sutil de tu perfume, que vive entre los pliegues de mi cama,
me embriaga amor, me arrastra, amor, me mata.

Desde que no estás aquí,
desde el principio del fin
voy recorriendo las calles
rodando y rodando, buscando tu luz.

Desde que no estás aquí,
desde que no sé vivir,
parece que el tiempo vuela
y nada consuela mi llanto por ti.

Una mañana sin sol,
un día sin minutos,
una verdad sin razón,
así fue nuestro amor...

Y estoy sufriendo porque esa mujer,
esa mujer que amé, esa mujer,
esa mujer se fue, esa mujer,
esa mujer que amé, esa mujer...

La luna no entrará por la ventana.
Si tú no estás seré como una estrella que se apaga.
Si tú no estás, ya nunca volarán las golondrinas,
ya nunca sonreirá la madugrada.
Si tú no estás no hay nada, amor, no hay nada.

Esa mujer se fue.
Esa mujer se fue, se fue,
se fue, se fue...