thumbnail

Señora mía - Dyango

Señora mía, perdone si he llamado,
no comprendo todavía
mis ansias de hablarle, ni lo que hago.
Es algo como un fuego que me abrasa.

Señora mía, aún no se retire,
por favor, no me despida.
Sé bien que no son horas
pero tengo que decirle...

que llevo aquí su imagen, en el fondo de mi alma,
y me he soñado acostado en su tibio lecho.
De noche yo miraba siempre hacia su ventana
y así me imaginaba secretos suyos.

No se me asuste, si sólo he venido
a decirle dos palabras.
No quiero abusar de su confianza,
le pido un poquito de esperanza.

Señora mía, aún no se retire,
por favor, no me despida.
Sé bien que no son horas
pero tengo que decirle...

que llevo aquí su imagen, en el fondo de mi alma,
y me he soñado acostado en su tibio lecho.
De noche yo miraba siempre hacia su ventana
y así me imaginaba secretos suyos.

Señora mía, la llevo en el fondo de mi alma
y me he soñado acostado en su tibio lecho.
De noche yo miraba siempre hacia su ventana
y así me imaginaba secretos suyos.