thumbnail

Bella señora - Emmanuel

Brillas tanto de noche, encantadora,
sí, y te mueves segura,
y tu mirada que llena el aire de energía,
sí, entre tierna y dura.

Háblame de ti, bella señora,
háblame de ti y de lo que sientes.
Háblame de ti, de tus silencios.
Háblame de ti, de tus amantes,
sí, de tus amantes.

Y no te miras al espejo por la mañana,
no, porque tienes miedo,
porque tu piel con el sol ya no es de porcelana,
no, como en el pasado.

Vives minuto a minuto,
un arrebato.
Poco a poco me acerco
y me estalla el cuerpo.

Háblame de ti, bella señora,
de tu más secreto, de tu noche oscura.
Yo te encuentro bella como una escultura,
señora solitaria, señora solitaria.

Háblame de ti, bella señora,
háblame de ti, sinceramente.
Llévame contigo a tu misterio,
llévame contigo a tu apartamento,
a tu apartamento.

Mi paraíso perdido
lo puedo ver en ti, lo sé.
No tienes nombre ni apellido
si dejas resbalar tu vestido.

Vives minuto a minuto,
un arrebato.
Poco a poco me acerco
y me estalla el cuerpo.

Háblame de ti, bella señora,
de tu más secreto, de tu noche oscura.
Yo te encuentro bella como una escultura,
señora solitaria, señora solitaria.

Háblame de ti, bella señora,
de tu más secreto, de tu noche oscura.
Yo te encuentro bella como una escultura,
señora solitaria, señora solitaria.