Una carta en la distancia - Tormenta

Sabes, mi amor, qué extraña desolación, 
llueve en mi alma y aquí sola estoy, 
mientras te escribo esta carta hoy. 

Sabes, mi amor, no hay nadie en mi habitación, 
sólo en la radio suena una canción, 
en mi interior yo busco la verdad, mi luz, mi libertad. 

Será, será el amanecer, 
será, tal vez, el rumor de un tren. 
Será, será porque yo te amé,
escucho tu risa, siento tus pasos. 

Viejos papeles donde te contaré 
que a la tristeza yo me acostumbré, 
porque es mi carta una pequeña flor dentro de un buzón. 


Lejos de tu alma - Samo

Contigo era tan perfecto; alejaste el temor, 
tú eras agua bendita para mi corazón. 
No existían defectos, eras mi tentación. 
Mis ojos no eran de nadie, sólo fuimos tú y yo. 

Me fui perdiendo en tu cuerpo, me olvidé del dolor. 
Soñaba con algo eterno y desperté de mi error, 
hoy sólo queda el recuerdo de lo que nunca pasó 
y te deseo buena suerte, aléjate, por favor. 

Llorar por ti jamás valió la pena. 
Te puedes ir, sé que alguien más te espera. 

Por tus mentiras vendrás a suplicarme perdón, ya no te creo nada.
Y aunque no te deseo mal, si la hiciste, la pagas. 
Cambiaste oro por plata sin usar la razón.
Hoy te daré la espalda, no vuelvas porque yo estaré tan lejos de tu alma. 


¿Qué quieres de mí? - Luis Fonsi

Te he bajado la luna para que no vivas a oscuras. 
He vaciado de espuma el mar, pero no lo ves. 
He cambiado de corazón para acompañar tus latidos, 
He traído el río hasta tu puerta, mi mundo se dio vuelta y no lo ves. 

Tanto he dado que lastima, 
mi vida he dejado en manos de tu vida, 
¿Qué quieres de mí? ¿Qué esperas de mí? Si todo te di. 
¿Cuánto cuesta tu alegría? Si al pie de la letra cumplo lo que pidas, 
Yo vivo a tus pies y tú no lo ves y sigues vacía. 
¿Qué quieres de mí? ¿Qué quieres de mí? 

He perdido la dignidad, 
callando cada ruido para darte paz. 
Me han herido cuando quise defenderte, 
por ti peleo a muerte y no lo ves. 



Vámonos - Tan Biónica

Media mañana en la ciudad y un tren que se va siempre, 
ayer llovieron amuletos de la mala suerte. 
Hoy se prendieron lucecitas que se apagan siempre, 
desaparece y aparece, como vos, la suerte. 

Todas las mañanas de mi vida me pregunto 
qué será de tus ojitos indecentes. 
Todas las tormentas y los soles que no salen, 
los olores y las flores de septiembre. 
Un hechizo, brujería o venganza de la vida llega tarde y casi no se siente. 
Yo tengo recuerdos de tus dientes de diabla patoteando de mañana a la muerte. 

Cada sutileza de ayer se complica y hace llenar 
de mareos los otoños y nostalgias la ciudades. 
Yo no busco ayeres en hoy, ni mañanas en un nunca más,
los minutos se disfrazan de segundos. 


La misma luna - Matisse

¿Qué ganas con decirme que soy yo, 
si ya partiste en dos mi corazón?
¿Qué ganas con pedirme que me quede, 
si cuando esté ahí, tú no estarás?

¿Por qué quieres volver, si sabes que podría caer
de nuevo entre tus brazos, borrando lo pasado?
Y aléjate de mí, no digas nada...
¿Por qué vuelves conmigo, si ya te había perdido?

Por favor, no me hagas preso de tus dudas.
¿Qué ganas con bajar la misma luna?
¿Qué gano con oír tus palabras,
si sé que al final yo perderé?

¿Para qué beber de nuevo tu agua,
si sé que no me quitará la sed?